INTELIGENCIA EMOCIONAL Y FELICIDAD EN EL MATRIMONIO Y CON LOS HIJOS

Maite Mijancos
INTELIGENCIA EMOCIONAL

APLICADA A LA VIDA

“Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo”

Aristóteles

Cuenta Daniel Goleman, que en una bochornosa tarde de agosto, conoció a un conductor de autobús al que no olvidaría el resto de su vida. Un hombre que saludaba a todos los que subían en su autobús de forma amistosa y con una sonrisa. Aunque muy pocos se lo devolvían, debido al sofocante calor. No obstante, a medida que el autobús avanzaba por el casco urbano, iba teniendo lugar una lenta y mágica transformación. Abrió un monólogo comentando las múltiples alternativas de la ciudad con un talante tan optimista que fue observando como, todos se despedían de él con una sonrisa. Acababa de doctorarse en psicología pero nadie le había hablado del tipo de habilidad que tenía este hombre. Una gran inteligencia emocional. Además se le veía felíz.

INTELIGENCIA Y FELICIDAD

¿Es más inteligente el hombre feliz? ¿Es más feliz el hombre con más inteligencia emocional?

En la Universidad de Harvard, se llevó a cabo un estudio, llamado estudio Grant, en el que se hizo un seguimiento durante años a varios estudiantes. Quedó muy claro que quienes habían obtenido las calificaciones universitarias más elevadas, no habían alcanzado mayor éxito laboral ni más felicidad que los compañeros con calificaciones inferiores.

La conclusión fue:

”Si quiere llegar a los 85 con salud y felicidad preocúpese por su tensión y su colesterol, pero mucho más por ser AGRADECIDO, PERDONAR, AMAR Y SER AMADO”

UN FACTOR MUY IMPORTANTE: EL BUEN HUMOR

Cuantas veces hemos oído aquello de: `Mala hierba nunca muere”, pues… no es verdad. La Clínica Mayo demostró que A MEJOR HUMOR: MEJOR SALUD (una media de diez años más de vida entre optimistas y pesimistas)

De estos jóvenes, que parecían tan capaces en los años 40, unos evolucionaron a una vida larga y feliz mientras que otros se amargaron, se volvieron tristes y además enfermos.

El estudio corroboró que la buena salud mental, sostiene y promueve, la buena salud física. Una persona metida en un espiral de preocupación, con un índice de stress elevado, tiene tendencia a disminuir sus defensas porque la descarga de adrenalina disminuye la actividad del Sistema Inmunitario. Existe mucha relación entre el Sistema Nervioso y el Sistema Inmunitario.

Los investigadores estudiaron triunfadores y fracasados y la diferencia estaba clara:

En las habilidades adquiridas en la infancia como EL MODO DE REACCIONAR ante las frustraciones, las vicisitudes de la vida, controlar las emociones o saber llevarse bien con los demás.

¿Qué opinas si te dijera que cambiando la forma de enfrentarte a los fracasos de tu vida todo resultaría diferente?…es verdad, ya lo decía Churchill: “El éxito está en saber ir de fracaso en fracaso”

Se hizo el siguiente experimento: se sacaron muestras de sangre a un grupo de personas antes y después de visualizar una sesión de risa y los resultado fueron los siguientes:

· Aumento de linfocitos T: tipo de glóbulos blancos y que circulan por la sangre para combatir infecciones específicas

· Aumento de células NK (“Natural Killer”): “asesinas” naturales, reconocen sustancias ajenas al organismo y las destruyen

· Aumento de inmunoglobulinas: sustancias defensa contra infecciones en general

· Aumento de endorfinas: Sustancias que elevan el umbral del dolor y ayudan a encontrase mejor

· Disminución de adrenalina

· Aumento de sustancias antivíricas

Esto es lo que demuestra la ciencia, pero todos hemos comprobado que, cuando has estado contento, cuando se ha pasado bien, cuando te has reído a gusto, te encuentras mejor. Y tiendes a repetir, a volver con aquellas personas, aquellas circunstancias… Resulta que no es sólo un efecto psicológico es también químico y constatable.

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL: La inteligencia que triunfa

Hace algunos años, las personas que querían determinados puestos de trabajo pasaban por unos test de razonamiento verbal, abstracto, numérico, interpretación de datos. Esto demostraba su coeficiente intelectual (CI), pero no es en realidad un predictor, de éxito laboral, que en el mejor de los casos, dice Daniel Goleman, podría ser un 20% (lo cual supone que un 80% depende de otra clase de factores).

Porque, ¿Sabes cuáles son las características del trabajador perfecto y por tanto en las que tenemos que educar a nuestros hijos y alumnos especialmente a estas edades?

1. Capacidad de aprender en el trabajo (CE) Coeficiente Emocional

2. Conocimiento técnico del puesto (CI) Coeficiente Intelectual

3. Capacidad de escuchar y comunicarse (CE)

4. Adaptabilidad, creatividad frente a los contratiempos (CE)

5. Autocontrol, confianza, motivación, autoestima (CE)

6. Eficacia grupal e interpersonal, trabajo en grupo, habilidad para negociar disputas (CE)

7. Eficacia en la organización (CE)

8. Potencial de liderazgo (CE)

Como se puede comprobar, sólo una capacidad corresponde al coeficiente intelectual (CI), el resto, es coeficiente emocional (CE)

Por tanto, tu principal interés educativo debería estar centrado en estas características que hemos llamado INTELIGENCIA EMOCIONAL:

“Capacidad de motivarse, capacidad de perseverar ante los contratiempos, capacidad de controlar los impulsos, no dejarse llevar por el propio estado de ánimo, de evitar que la angustia interfiera con nuestras facultades racionales, capacidad de agradecer, y por último -y no por ello menos importante- capacidad de empatizar y confiar en los demás”.

PARA ACTUAR: Cómo trabajar con nuestros hijos la inteligencia emocional

1. PERSONALIDAD SANA: Lo que ocurre por dentro se ve por fuera

· Enseña a tu hijo o alumno a conocerse con realismo y exigencia.

· Esfuérzate, porque no siempre lo conseguirás, no te desanimes, en vivir con orden, constancia y disciplina.

· Vivir sin apariencias, con naturalidad.

· Esfuérzate por enseñarle los valores.

· Mucho sentido del humor.

· Vida social, amigos, ellos te observan cómo te comportas con tus amigos.

· Lucha siempre por vivir como piensas (“el hombres se convierte en lo que piensa”, Emerson

En la Universidad de Pensilvania en el año 2000, estudiando este tema llegaron a una fórmula muy interesante sobre la felicidad:

FELICIDAD = RANGO GENETICO+CIRCUNSTANCIAS+VOLUNTAD

(50%) (10-15%) (30-40%)

Lo primero que sorprende es es 15% de las circunstancias…

¿Comprendes cuánto puedes hacer por la felicidad de tu hijo? Nuestra casa es una verdadera escuela de felicidad. La forma de aprovechar los momentos gozosos, los tristes, felices, SOLO DEPENDE DE NOSOTROS, nuestros hijos nos miran continuamente. Hay familias enteras felices con circunstancias variadas y otras absolutamente amargadas.

Alguien me preguntó ¿Y el factor suerte? Querría responder con una frase de Gregorio Marañón: “La suerte no existe, es la forma que la vida tiene de responder al esfuerzo y al sacrificio”.

Recuerda aquello de: “Si la vida te hace un limón, hazte una limonada” o “cada fracaso te enseña algo que necesitabas aprender” de Dickens.

La vida podría ser como una línea quebrada, ondulada, no recta, y que globalmente en su conjunto debemos procurar que vaya en ascenso.

2.- PASIÓN PORQUE LA VIDA SEA DIFERENTE: No seas mediocre, todos tenemos algo en lo que somos 5 estrellas…¿Ya lo has descubierto en CADA hijo?

Una historia: Un hombre encontró un huevo de águila, y lo llevó a crecer entre pollos. Creció como pollo y pensó como pollo. Pero al pasar los años, divisó en el cielo una gran ave, que casi no movía las alas, y preguntó: “¿Quién es?”, “es el gran águila, la reina de las aves”, le contestaron, pero no pensó más en ello…y murió ..como un pollo.

3.- ENSEÑA A TUS HIJOS A DAR MAS QUE RECIBIR: El hombre más feliz, es el que más da. Sólo tendremos la felicidad que hemos dado. Y esto, sólo depende de ti.

4.- TRASCENDENCIA: Esta comprobado que se es más feliz, cuando se piensa que tu vida esta al servicio de algo más elevado que nosotros mismos

· Dios

· Los demás

· El conocimiento

5.- DEFINE UN PLAN O PROYECTO EDUCATIVO PARA CADA HIJO: y llévalo adelante con voluntad de hierro, decisión, orden y perseverancia.

Viktor Frankl, prestigioso psiquiatra sobreviviente a los campos de concentración de Auschwitz, fue testigo de como solamente las personas que perdían un objetivo de vida iban sucumbiendo. \”El prisionero que perdía la fe estaba condenado en el futuro, asimismo su sostén espiritual; se abandonaba y decaía y se convertía en sujeto de aniquilamiento físico y mortal”.

El pensador, Crestcom, decía :”Tenemos cierto temor a pensar cual es nuestra misión en la vida”. Y ponía el siguiente ejemplo. El hombre, como el avión, está hecho para volar, y no para estar en tierra, aunque al hacerlo corra cierto riesgo de caer. Existe un riesgo al establecer un objetivo de vida, pero no lo olvides, está presente un riesgo mayor, el no tenerlo, como decía Viktor Frankl.

PARA PENSAR…

La inteligencia emocional se parece a una semilla de bambú, tarda en salir, 7 años, pero luego en 7 días crece 25 metros…

Seguimos empeñados en insistir en el desarrollo de habilidades académicas, enseguida se ven los frutos, en detrimento, a veces, de la inteligencia emocional- que algunos llaman carácter- que tan decisivo resulta para el destino de nuestros hijos.

Al igual que ocurre con la lectura, las matemáticas, la vida emocional constituye un ámbito. Principalmente en la familia, que puede dominarse con mayor o menor pericia y que determina el grado de destreza que alcanzaremos en el dominio de todas nuestras otras facultades , y lo que es más importante, estaremos enseñando a ser felices a nuestros hijos. Porque… a ser feliz, también se aprende.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>